En ocasiones el río Cidacos se pone bravo y reclama lo que es suyo, lo que provoca que tengamos que espabilar e ir rápidamente a recoger los aperos de labranza, no vaya a ser que se los lleve el agua.

Algo así casi pasa estos días, cuando faltó bien poco para que el río se saliera de madre.

Lo podéis ver en este vídeo del minuto 3:05 en adelante, gentileza de AZM. En él se muestra cómo bajaban las aguas por Beire y, claro, nuestro Albergue aparece porque estamos justo pasar el puente y el río linda con nuestra finca, al fondo de la imagen nos veréis.

Afortunadamente para nosotros en BeiTu no ocurrió nada malo y, pasada la crecida, las aguas volvieron a su cauce.