De vez en cuando el Albergue de Beitu se llena de grupos de amigos con ganas de pasárselo  bien todo el fin de semana, bailando, haciendo retiros de yoga, o ensayando con su banda de música.

 El pasado fin de semana tuvimos un gran grupo de baile que disfrutó, a pesar de la lluvia abundante que nos acompañó el viernes y sábado.

 No importa, los porches del patio, la capilla y otras salas acogieron a los bailarines: en el Albergue de Beire no tenemos problemas de espacio.

 Todo un placer.