La actividad empieza a ser «frenética» en la huerta de Beitu. Y no solo por los trabajos que el equipo ha empezado para plantar y sembrar todo lo necesario para tener una huerta bien surtida en verano. Las abejas han empezado a enjambrar, los frutales están repletos de flores. Todo renace con la primavera.