Con noviembre, llega el descanso, después de tantos meses de trabajo.
La naturaleza invita a ello.
El equipo de Beitu nos lo merecemos después de un año tan intenso.
Es un placer darse un paseo por la huerta y la viña. Los colores que nos regala te llenan el cuerpo de serenidad.