A pesar del frio, siempre hay tiempo para sentarse al solecito