Texto en Diario de Noticias

BEIRE. El Colectivo de Familiares de represaliados de Beire dedicó este sábado, en un acto multitudinario, una placa y un monolito en memoria de los 13 vecinos asesinados “por aquellos que en el 36, ilegítimamente, se alzaron en armas, se sublevaron contra la democracia y los valores de la II República, imponiendo la dictadura, el asesinato y el terror en todo el Estado español contra sus defensores”, subrayó el grupo memorialista.

Los encargados de descubrir la placa, con 13 cuerdas en representación de cada uno de los asesinados, fueron sus familiares, quienes colocaron, además, otros tantos claveles para recordar a Víctor Bariáin Jusué, Dionisio Zufia Escobés, Eladio Basarte Rey, José Basarte Pérez, Rufino González Jusué, Jesús González Jusué, Martín Goyén Martínez, Marino Gurrea Jusué, Valentín Lacasta Garasa, Eustaquio Lacasta Janices, José Lacasta Janices, Basilio Tejero García y José Maestrojuán Zaratiegui. Asimismo, se entregó a los familiares de los represaliados un modelo de solicitud al Gobierno de Navarra de reparación y reconocimiento personal con la finalidad de entregarlos individualmente y de manera voluntaria.

En concreto, el homenaje comenzó con el sonido de la alboka de Egoitz Clemente, sobrino de los malogrados Jesús y Rufino González. A continuación, intervino Ander Lacasta, biznieto de Eustaquio Lacasta, encargado de leer el comunicado escrito por el colectivo de familiares, quien subrayó que a pesar de haber transcurrido 80 años siguen reclamando memoria y reparación. “No es odio ni venganza, es verdad y justicia”, indicó. Asimismo, repasó la muerte de los 13 beirejos. La de Dionisio Zufia, asesinado en Peralta a los 31 años y de quien se desconoce dónde están sus restos, o la de Víctor Bariáin (39 años), Eladio Basarte (69 años), Jesús González (20 años), Marino Gurrea (39 años), Eustaquio Lacasta (30 años), José Lacasta (25 años) y Valentín Lacasta (53 años), cuyos cuerpos “quedaron tirados en la cuneta de la carretera de Caparroso”. También la de José Basarte, asesinado delante de su hijo de nueve años cuando estaba cuidando las vacas en el campo o la de Basilio Tejero (42 años), fallecido en Pitillas. A Rufino González (27 años) y Martín Goyén (28 años, por su parte, los ejecutaron tras estar presos en San Cristóbal, aunque no se sabe dónde están sus cuerpos. Tampoco el de José Maestrojuán (19 años), posiblemente muerto en Zaragoza.

Los encargados de recordar su figura fueron Juan Carlos Clemente (sobrino de Rufino y Jesús Lacasta), que homenajeó a las “mujeres coraje” a través de su abuela Teodora, que tuvo que huir a Pamplona con sus hijos tras perder a dos de ellos; Misael Lacasta (biznieto de Eustaquio Lacasta), que tocó el violonchelo; Javier Clemente (sobrino de Rufino y Jesús Lacasta), que interpretó con su guitarra una canción compuesta para la ocasión; y Dolores Andión (nieta de Valentín Lacasta), que tras hablar del “dolor” padecido por su familia agradeció a Beire el homenaje.

Intervino también el editor José Mari Esparza, quien indicó que la mejor manera de honrar a los 13 asesinados es “recordando los ideales por los que murieron, y si es posible, continuándolos”, y el cantautor Fermín Valencia. Para finalizar, el colectivo quiso recordar a Carlos del Villar, uno de los fundadores del grupo, fallecido recientemente.

https://www.facebook.com/599029306940332/videos/646842655492330/